Albert Camus: "A pesar de las ilusiones racionalistas, e incluso marxistas, toda la historia del mundo es la historia de la libertad."

martes, 14 de noviembre de 2017

Principales factores de la crisis demográfica y económica del siglo XVII y sus consecuencias.

El caballero de la mano en el pecho, El Greco.

Durante el siglo XVII, España sufrió una profunda crisis económica, social y demográfica. Se trata de una crisis que fue generalizada en Europa (a nivel climático, guerras civiles e internacionales, desórdenes sociales y religiosos), pero que tuvo mucho más incidencia en Castilla por sus peculiaridades y carencias, y menor en los reinos periféricos (que comenzaron a salir de ella a finales de siglo).

Los factores principales que explican la crisis económica son los siguientes:
-La política exterior de los Austrias, principal destino de los impuestos e ingresos ordinarios (metales americanos). Las crecientes necesidades ante la situación de guerra permanente, llevó a recurrir a medidas extraordinarias como la devaluación de la moneda (el vellón) o el aumento de la presión fiscal .
-Descenso de la producción agrícola, con ciclos de malas cosechas y hambrunas, todo ello en el contexto de la pequeña edad del hielo.
-Crisis del comercio y la artesanía. El descenso de la población originó una fuerte caída de la demanda, con un escaso mercado interior. Además, los prejuicios sociales hacia el trabajo perjudicaron el desarrollo económico, lo que unido al atraso tecnológico y a la presión fiscal hicieron imprescindible la importación, dejando el comercio en manos de extranjeros, algo especialmente relevante en América.
La escasa burguesía española buscaba ennoblecerse rápidamente para no pagar impuestos y convertirse en rentistas. ("La traición de la burguesía" según Fernand Braudel). **

La crisis demográfica, íntimamente vinculada a la económica, se manifestó a través de un gran estancamiento de la población durante el siglo, especialmente intenso en la meseta. Las causas principales fueron las siguientes:
-Las frecuentes epidemias y pestes, que atacaron con mayor virulencia a una población malnutrida por las malas cosechas y en una época de guerras constantes. Especialmente graves fueron las de 1598-1602, 1647-1652 o las de 1676 a 1685.
-La expulsión de los moriscos, desde 1609, provocó una fuerte caída de la población en Aragón y Levante. Se estima en unas 300.000 personas las afectadas.
-Las migraciones a América, aunque cuantitativamente no fueron tan importantes, si que se trataba de población joven, y unido a los demás factores, afectó especialmente a Andalucía y Castilla.
Joven mendigo, por Murillo.
*La crisis política, económica y demográfico contrastará, en marcado claroscuro, con el esplendor artístico y cultural conocido como Siglo de Oro, que arranca del siglo XVI y que culminará con el estilo barroco propio de la contrarreforma, y cuyos principales exponentes serán Cervantes, Velázquez, Góngora, Quevedo, Lope de Vega, Calderón, Tirso de Molina, Murillo o Ribera.

**Muchos de estos problemas fueron advertidos por los arbitristas, una corriente de pensamiento político y  económico mercantilista  que se desarrolló en la monarquía hispánica a finales del siglo XVI y XVII y que proponía a los reyes soluciones a los principales problemas sociales y económicas (destacará Azpilicueta, Sancho de Moncada, Luís Ortíz, Navarrete o Tomás de Mercado).
Los borrachos, de Velázquez.


No hay comentarios:

Publicar un comentario